Vertbaudet, ¡los niños primero!