Al mal tiempo, buena cara.Es lo que hicieron estos jóvenes en sus fotos de preboda. El día estaba nublado, el viento soplaba con furia y por si esto fuera poco, no paraba de llover. Aún así nada nos detuvo y empezamos a improvisar, jugando con cada rayito de sol que se asomaba por las nubes.

La naturalidad, espontaneidad y el buen humor de Soiartze y Iosu hicieron el resto.

Eskerrik asko bikote erreportai hau egiteko nirekin kontatzeagatik, ea argazkiak gustatzen zaizkizuen.