A Nora y Luken les conocí hace aproximadamente un año y fue cuando vinieron con sus aitas a una sesión en nuestro estudio. Allí observé a dos hermanos muy diferentes. Luken es pura dinamita, un pequeño terremoto va de un lado para otro corriendo y haciendo trastadas típicas de niños de 2 añitos. Nora en cambio, es una princesita más calmada la cual necesita un poco más de tiempo para dar rienda suelta a sus risas y gestos las cuales hacen que sea ella misma en las fotografías.
Quisiera agradecer a los padres de estos bichitos por confiar una vez más en mí. eskerrik asko!