Con la llegada del Verano os informábamos en este post  que cerrábamos el estudio por una pequeña gran razón. Algunos no necesitaron más detalles e intuyeron enseguida el porqué de aquella decisión, otros en cambio seguiréis sin saberlo y aunque yo no sea de las que cuenta sus intimidades por aquí, desde que en el pueblo mi barriga empezó a suscitar miradas de “¿estará embarazada o ha ingerido cantidades exageradas de nocilla?” sentí la necesidad de anunciar que si, que se está cociendo un bollito en el horno.

Si todo sale como esperamos, en menos de un mes A estará con nosotros y ya no tendré tanto tiempo para preparar publicaciones y tardaré más en responder a los emails y whatsapps… Pero ¡paciencia! En cuanto tenga un ratito me pondré a ello así que no dudéis en escribir si queréis información de cualquiera de nuestras sesiones.