La sesión de fotos de Lua y Ximun era un regalo de cuando nacieron, pero decidieron hacer la sesión cuando tuviesen aproximadamente 7 meses. Con esta edad ya son pequeños duendecillos capaces de transmitir lo que hace unas semanas sería impensable, incluso se les ve la personalidad y habilidad de cada uno.