Después de ayudar al Olentzero y a los Reyes Magos, volvemos a la carga enseñando las sesiones que hicimos durante todo ese tiempo.

Jare, es la primera que estrena el blog este 2017 y esperamos que sean muchos más! Esta pequeña princesa se portó como una campeona el día de su sesión, Recién despertada de la siesta nos mostró lo simpática que es y las ganas de jugar que frente a la cámara. ¿No os parece una muñequita?


Aprovechamos este post para dar un consejito. El mejor momento para hacer una sesión a niños de hasta 24 meses es por la mañana. Pero, si por circunstancias no es posible, es importante que los bebés hayan hecho la siesta y tengan la tripita llena, así fue como lo hicimos en el caso de Jare.