Iraitz y Oier son hermanos, ¿se parecen?
Vinieron a la sesión de fotos con timidez, sin saber muy bien a qué venían. Esa timidez sin embargo, enseguida se transformó en curiosidad y empezaron a regalarnos sonrisas y gestos que solo los niños saben expresar.