Ion es un niño tímido y algo reservado cuando le conoces, pero después de varias fotos junto a su familia hicieron que se relajase y disfrutara del momento.
Mari, la mamá de Ion, quería algunas fotos con el precioso paisaje que esconde Zumaia y aprovechando la bajamar pusimos rumbo a la playa de Itzurun. Mientras “caminábamos” entre los flysch Ion se sentó como en su casa y me contó mil y una historias junto a algún que otro chiste, mientras de fondo nos acompañaba el susurro de las rocas intercambiando melodía con las olas del mar.