Iñaki, fue un manojo de nervios y emociones durante todo el día mientras que Iratxe, expresaba un montón de sensaciones sin siquiera darse cuenta.
Si tuviese que describir el día de su boda diría que el día empezó con una tranquila ceremonia que siguió con pequeños detalles llenos de amor por parte de todos los amigos y familiares que asistieron al enlace.
Las imágenes que  os muestro a continuación son solo una pequeñísima parte del reportaje que les voy a entregar a la pareja, pero mientras esperan al álbum aquí tenéis un adelanto.
Zoriontsu izan bikote!