El embarazo es una de las etapas más especiales para una mujer. ¡No dejes pasar la oportunidad e inmortaliza un momento tan especial con un reportaje fotográfico!

El mejor momento para hacer este tipo de reportajes es entre el séptimo y el octavo mes de embarazo, aprovechando que todavía te mueves cómodamente y luces una estupenda tripita.

Awilda-6R3Wc

En cuanto a la ropa, lo ideal es llevar ropa de tonos claros y sin estampados. Si puedes evitar ropa premamá, mejor, porque estas están pensadas para que la zona de la tripa quede holgada y así perderás la gracia de hacerte un retrato embarazada, así que ¡no tengas miedo de ponerte algo ajustado!  Si además aprovechamos varios cambios de ropa enriqueceremos aún más el reportaje.
Es importante que lleves ropa interior bonita, acertarás con tonos claros o lencería negra.
También recomendamos llevar elementos que enriquezcan y personalicen tus fotos como juguetes del bebe, chupetes, zapatitos, ecografías…

Si te apetece puedes compartir el reportaje con tu pareja o tus hijos para que tengas una bonita foto de familia.

Muchas embarazadas toman la decisión de hacerse una sesión desnuda pero por pudor no se atreven a hacerlo. Si es tu caso no lo veas con morbo, tu cuerpo en el embarazo es precioso y en las fotos mostrarás un momento de tu vida muy especial. Aún así, si no te sientas cómoda no tienes por qué hacerlo porque ante todo te tienes que sentir bella.