Hacía tiempo que teníamos pendiente la sesión de Ainhoa, pero entre una cosa y otra, la cosa se alargó más de lo que nos hubiese gustado, Todo lo contrario de lo que pasó en el estudio, ya que una vez puestos a “posar” las horas se nos pasaron volando. Fue todo un lujo fotografiarla, el buen humor y la eterna sonrisa de Ainhoa, hacen que todo fluya sobre ruedas.

Ainhoa-20 Ainhoa-30 Ainhoa-50 Ainhoa-55 Ainhoa-91 Ainhoa-107 Ainhoa-114