A Danel le conocimos con apenas 11 días de vida, cuando su única preocupación era comer y dormir. 12 meses más tarde, volvimos a fotografiarle en el estudio y nos sorprendió el cambio que dio.
Veréis que sus ojos hipnotizan y puedes quedarte casi embobado mirándole, pero durante la sesión no paró quieto y no los pudimos disfrutar tanto como después, editando.

¿No os parece una excusa perfecta hacer un book 2x1, en los primero días del bebé y después a los 12 meses otro para ver en cambio que ha dado?

Si tu también tienes ganas de guardar el recuerdo de tus niños para siempre, no esperes mucho y escríbenos!