Las imágenes que os muestro en esta entrada son de la pequeña Irene. Irene tiene 8 meses y ya expresa su seriedad y timidez delante de las cámaras. Su madre me confesó que no sonreía mucho, pero intenté tranquilizarla diciendo (y, es lo que de verdad pienso) que no todo son sonrisas en los reportajes y que es importante que todos los que poséis para algún fotógrafo os sintáis relajados y cómodos.
Al final, esta pequeña con ojos de princesa nos estuvo regalando pequeños gestos que hicieron del reportaje algo especial y bonito.