Magia es la palabra que describe a esta preciosa criatura llamada Ane. Con motivo de su bautizo hicimos una sesión en la que no faltaron ni expresiones de asombro ni preciosos gestos dulces, de esas que te enamoran continuamente y hacen que estés con una sonrisa constante todo el tiempo que pasas con la pequeña.
Quiero agradecer a Ioritz y Ainara por darme la oportunidad de fotografiar a su niña. Y por supuesto, a Mari, por su ayuda durante todo el reportaje. Espero que las fotos sean de vuestro agrado.