Aimar es el pequeñín de “los chicos de Rakel”. Es un niño atento, muy espabilado para el tiempo que tiene y sobre todo expresivo. Sus expresiones ganan fuerza cuando Unax hace cositas para llamar su atención, regalandonos así sonrisas que se reflejan en nuestros rostros.
Aquí tenéis un pequeño adelanto de la sesión que le hicimos para el recordatorio de su bautizo.