Cuando Aimar vino con su amatxo Maider al estudio, me comentó que había pasado muy mala noche y no sabíamos si estaría por la labor de colaborar o tendríamos que posponerlo para otra ocasión. Es cierto que al principio le costó bastante confiar en mí, pero poco a poco se dio cuenta que vino a jugar y en las fotos veréis lo bien que se lo paso. Además tuve la suerte de fotografiar a Aimar junto a Kira, su perrita, y ¡no sabéis lo que se adoran!

Aimar (12 de 116)R Aimar (34 de 116)R Aimar (37 de 116)R Aimar (61 de 116)R Aimar (70 de 116)R Aimar (78 de 116)R Aimar (82 de 116)R

Aimar (26 de 116)R Aimar (65 de 116)R