Hay una canción que dice: Hay días que parece que nunca se va a apagar el sol, y otros son más tristes que una despedida en la estación.
Es igual que nuestra vida, que cuando todo va bien… un día tuerces una esquina y te tuerces tu también.