Fotografiar a los niños puede ser muy difícil. Especialmente si estás fotografiando a tus propios hijos, ya que preferirían estar haciendo cualquier cosa en lugar de sentarse y tener una cámara en la cara. Y tienes que aprovechar esta situación. No sabéis los momentos que os van a regalar si os fijáis en las expresiones y la naturalidad que desprenden en su entorno natural, jugando y sin poses. ¡Ponte las pilas!

En futuros posts voy a darte algunos consejos y trucos para trabajar con diferentes grupos de edad, pero para ponernos en marcha, aquí están mis 5 consejos y trucos para fotografiar a los niños.

 

APROVECHA LA NATURALIDAD DE LOS NIÑOS

No planees una sesión de fotos  porque no lo va a ser. Y es lo que tienes que aprovechar. Entre vosotros hay confianza, ¡aprovéchala! Deja a los niños a su aire, que se diviertan y jueguen relajados en un entorno en el que se sientan tranquilos y verás como lograrás instantáneas espontaneas y naturales. Dispara cuando estén entretenidos y no pidas que te miren.

DISPARA RÁPIDO Y MUCHO

Hoy en día disponemos de móviles y cámaras de gran capacidad para guardes imágenes, aprovéchalo. Si ves una escena que te guste, prepárate y dispara más de una foto, así tendrás varias tomas diferentes de un mismo momento.

 

CAMBIA EL ÁNGULO

Dispara desde diferentes ángulos. Ponte a la altura de los niños, túmbate, muévete y se creativo. Echándole imaginación tendrás imágenes diferentes y seguro que encantan.

MEJOR CON LUZ NATURAL

La luz lo es todo en la fotografía. Tiene frescura y a la vez calidez, textura, mágia. No subestimes las ventanas de tu casa y juega con él.

 

DETALLES

Seguro que ya tienes un montón de fotos de tu niño de cuerpo entero, ahora cambia de tercio y céntrate en los detalles. ¡Las manos y los pies de los niños están para comérselos!

 

 

Ahora te toca a ti. Pon en práctica estos consejos  y cuéntame cual de ellos te funciona mejor. Si quieres comparte la imagen en tu Instagram y etiquétame (#goizargazkiak), estaré encantada de ver los resultados.